Skip to Main Content
  1. Últimas actualizaciones
  2. Research
  3. Resultados prometedores en el ensayo clínico ERAS-601 con o sin cetuximab

Resultados prometedores en el ensayo clínico ERAS-601 con o sin cetuximab

La búsqueda de mejores tratamientos para el cordoma avanzado acaba de dar otro paso adelante.

7/8/2024
Research

Foto: Dr. Mrinal Gounder

La búsqueda de mejores tratamientos para el cordoma avanzado acaba de dar otro paso adelante: En ASCO, el congreso anual de oncología más importante del mundo, se presentaron los datos de un ensayo clínico de fase 1 en el que se probó un nuevo fármaco experimental denominado ERAS-601 solo y en combinación con cetuximab. De los 13 participantes con cordoma que se inscribieron en el ensayo, 1 paciente obtuvo una respuesta parcial según los criterios RECIST (lo que significa que el tumor se redujo al menos un 30%) y 11 pacientes experimentaron una enfermedad estable, 10 de los cuales tuvieron cierta reducción del tumor (aunque inferior al 30% necesario para cumplir los criterios RECIST). De estos pacientes, 11 recibieron la combinación de fármacos, y ERAS-601 se administró solo a dos pacientes con cordoma durante la fase de aumento de dosis del ensayo, uno de los cuales experimentó enfermedad estable. Los investigadores informan de que los fármacos fueron razonablemente seguros y tolerables para todos los participantes.

"La actividad que hemos observado en este ensayo es prometedora y justifica nuevas evaluaciones clínicas en pacientes con cordoma", afirma el Dr. Mrinal Gounder, oncólogo médico del Memorial Sloan Kettering Cancer Center y miembro del Consejo Asesor Médico de la Chordoma Foundation, que presentó los resultados en ASCO. "En particular, tenemos que continuar el seguimiento de estos pacientes para saber hasta qué punto es duradero su beneficio clínico y comprender mejor la eficacia de la monoterapia con inhibidores de SHP2 en pacientes con cordoma", añade.

El ERAS-601, desarrollado por la empresa Erasca Inc, actúa inhibiendo el SHP2, una diana que regula múltiples procesos cancerígenos. El cetuximab, el otro fármaco probado en este ensayo, actúa inhibiendo el receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR), una diana que también está mostrando potencial en el tratamiento del cordoma. El uso combinado de inhibidores de SHP2 y fármacos dirigidos al EGFR está respaldado por fundamentos científicos y ha demostrado ser prometedor contra otros tipos de tumores.

SHP2 se identificó como posible diana terapéutica del cordoma gracias a nuestra colaboración con el laboratorio Schreiber del Instituto Broad del MIT y Harvard. Una vez que ese equipo identificó SHP2 como una vulnerabilidad clave en el cordoma, evaluamos rápidamente inhibidores de SHP2 en experimentos preclínicos dirigidos a través de Chordoma Foundation Labs, encontrando una fuerte actividad antitumoral - de hecho, los inhibidores de SHP2 parecían estar entre las terapias más eficaces que hemos probado preclínicamente. Los datos fueron revisados por nuestro Consejo Asesor Médico, que aprobó la evaluación de los inhibidores de SHP2 en pacientes con cordoma. Su aprobación desencadenó intensos esfuerzos para comprometerse con las empresas que desarrollan inhibidores de SHP2 e inscribir a pacientes con cordoma en los ensayos de fase 1 asociados.

"Este es un emocionante ejemplo de la rápida traslación de los descubrimientos del laboratorio a los pacientes, posible gracias a Chordoma Foundation Labs, nuestros socios investigadores y los oncólogos expertos en cordoma de nuestro Consejo Médico Asesor. Juntos, podemos identificar rápidamente las terapias que podrían prolongar significativamente la vida de los pacientes con cordoma en fase avanzada, y aumentar las posibilidades de que las empresas los incluyan en ensayos clínicos", dice Dan Freed, PhD, Director Científico de la Chordoma Foundation.

Aunque este ensayo ya no incluye a pacientes con cordoma, sus resultados destacan el potencial de los inhibidores de SHP2 para tratar el cordoma avanzado. Es necesario seguir investigando para comprender la eficacia de los inhibidores de SHP2 por sí solos y averiguar si los efectos observados en este ensayo se deben a la inhibición de SHP2, al cetuximab o a una sinergia entre ambos. Mientras tanto, un ensayo clínico de cetuximab que apoyamos está reclutando pacientes en el MD Anderson Cancer Center. Nuestros Asesores de pacientes están a su disposición para responder a sus preguntas sobre la participación en ensayos clínicos, y aquí encontrará una lista completa de ensayos clínicos en los que se están probando fármacos aprobados por nuestro Consejo Médico Asesor.

Probablemente serán necesarios múltiples fármacos y combinaciones de fármacos eficaces para que todos los pacientes con cordoma en estadio avanzado se beneficien de la terapia farmacológica, y todavía tenemos mucho que aprender sobre la aplicación de estos tratamientos de forma personalizada. Para avanzar en este objetivo, estamos apoyando numerosos proyectos con el fin de identificar nuevas oportunidades de tratamiento del cordoma, y trabajando en Chordoma Foundation Labs para descubrir los mecanismos de sensibilidad y resistencia a fármacos prometedores.

Agradecemos a todos los que han hecho posible este ensayo: Erasca, los investigadores que ayudaron a inscribir a pacientes con cordoma, los pacientes que participaron, y nuestros donantes - en este caso, el Equipo Mac y la familia Roye en particular - cuya generosidad está ayudando a conseguir nuevas opciones de tratamiento del cordoma.

Compartir